Pan Integral con Arándanos, Piñones y Germen de Trigo | Postres con estilo



Inicio » , » Pan Integral con Arándanos, Piñones y Germen de Trigo

Pan Integral con Arándanos, Piñones y Germen de Trigo

Escrito por Roberto Fernandez el 28 de febrero de 2014 | 2/28/2014

Pan Integral con Arándanos, Piñones y Germen de Trigo


Siempre estoy  probando de añadirle nuevos ingredientes al pan para darles un toque diferente y en esta ocasión le ha llegado el turno al germen de trigo.

El germen de trigo es el embrión del grano de trigo y contiene en forma concentrada todos los nutrientes para la germinación de la nueva planta, por lo que desde el punto de vista nutricional nos aporta numerosos beneficios para nuestro organismo. Destaca sobre todo su alto contenido en vitamina E, que es un potente antioxidante.  Además también contiene vitaminas del grupo B  y oligoelementos como hierro, cinc, cobre, manganeso y cobalto.

Para darle más alegría a este pan también he añadido piñones y arándanos que hacen de este pan algo rico a la vez que saludable.




Ingredientes

250 gr de agua, 300 gr de harina integral, 150 gr de harina de fuerza, 50 gr de harina de centeno integral, 100 gr de masa madre integral, 10 gr de levadura fresca, media cucharadita de malta tostada, 20 gr de germen de trigo, 60 gr de piñones, 100 gr de arándanos deshidratados,  9 gr de sal, 40 gr de ron añejo, 50 gr de zumo de naranja, 25 gr de miel.


Elaboración

La noche anterior cubrimos los arándanos con ron y los dejamos macerando toda la noche para que se rehidraten.

Al día siguiente ponemos el germen de trigo en una sartén (sin aceite)  y lo tostamos ligeramente hasta que empiece a cambiar de color, (no conviene tostarlo demasiado) y dejamos enfriar.

Ahora cogemos un bol amplio y batimos la masa madre, el agua, el zumo de naranja, la miel, la levadura y el ron (el ron lo cogeremos del que teníamos macerando), después incorporamos la malta tostada y mezclamos bien para que no queden grumos.

En otro bol, mezclamos las harinas, el germen de trigo y  la sal y lo añadimos a la mezcla anterior. A continuación añadimos los arándanos (bien escurridos) y los piñones. Mezclamos bien con las manos hasta que se unan todos los ingredientes y nos quede una masa homogénea. Tapamos con un trapo húmedo y dejamos reposar 10 minutos.

Untamos ligeramente la mesa con aceite, sacamos la masa del bol y amasamos ligeramente durante 10-15 segundos terminando con la masa en forma de bola.

Lavamos y secamos el bol con agua caliente (sin jabón), untamos el bol con un poco de aceite, volvemos a meter la masa en el bol y la dejamos reposar durante 10 minutos, tapada con un trapo húmedo. Repetimos esta operación dos veces más, hasta que tengamos una masa suave y elástica. 
Finalmente dejamos la masa en el bol, tapada, durante una hora u hora y media en un sitio templado  hasta que prácticamente doble su tamaño.

Ahora dividimos la masa en dos partes y formaremos dos “batards”, para ello primero formamos dos bolas tensando bien la superficie, cubrimos con un trapo y las dejamos reposar 10 minutos.

Estiramos y aplanamos la masa hasta hacer una torta gruesa redondeada, imaginaremos que la pieza tiene cuatro lados curvos, tomamos los dos lados más alejados de nosotros y los plegamos hacia el centro presionando bien para que queden sellados, ahora tomamos la punta que ha resultado de los pliegues anteriores y la plegamos hacia el centro presionando para que quede bien sellada.
Giramos la masa 180ºC y repetimos los pliegues anteriores en este lado. Ahora plegamos la masa hacia nosotros de manera uniforme y sellamos ambos lados con la base de la palma de la mano. Hacemos rodar la masa hacia delante y hacia atrás, presionando levemente hacia abajo para conseguir expulsar por los extremos el aire que haya quedado atrapado en el pliegue.

Ahora enharinamos dos paños de lino y forramos con ellos dos moldes de metal alargados de 20x10 cm, nos servirán de cestos de fermentación, colocamos las dos piezas sobre los paños con la unión hacia arriba, tapamos con un trapo húmedo y dejamos fermentar hasta que casi hayan doblado su volumen.

Precalentamos el horno a 250ºC con la bandeja dentro. Preparamos una olla y la metemos dentro del horno para que nos ayude a crear vapor en el interior del horno, volcamos los panes con delicadeza encima de una tabla de cortar cubierta con papel sulfurizado, hacemos unos cortes a las  piezas con una cuchilla y pulverizamos un poco de agua sobre los panes, abrimos el horno, añadimos un vaso de agua en la olla que teníamos dentro y  pulverizamos agua sobre las paredes y con cuidado inclinamos un poco la tabla para  que se deslicen los panes hasta la bandeja del horno. Bajamos la temperatura del horno a 220ºC. Horneamos durante 35-40  minutos aproximadamente, cuando hayan pasado 20  minutos bajamos la temperatura a 200ºC y si vemos que empieza a coger mucho color abrimos y cubrimos los panes con un poco de papel albal para que no se nos quemen.

Sacamos del horno y comprobamos que suenen a hueco al golpearlos con los nudillos en la base. Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla para que circule bien el aire por debajo.





Acerca de Roberto Fernandez

Soy un chico con mucha energía y una mente bastante inquieta, me encanta aprender cosas nuevas! Cuando descubrí el mundo de la pastelería no tenia ni idea de como se hacia un bizcocho, ni mucho menos una tarta (de hecho mi primera tarta daba pena verla jeje), pero a base de mucho esfuerzo y ganas de aprender he conseguido crear mi propio estilo en el que se refleja la pasión que siento por el mundo de la pastelería y las ganas de seguir aprendiendo cada día!

6 comentarios :

  1. Tiene una pinta espectacular. Seguro que tiene un sabor con un montón de matices, muy sabroso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta, me encanta probar de hacer panes con diferentes ingredientes y este ha salido muy rico!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues si, que pinta! aunque ahora no tengo masa madre( hace mucho que no hago nada de pan.) pero si me animo, pruebo esta receta seguro. Gracias Roberto por todas tus elaboraciones.
    saludos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eva! Me alegro de que te guste y espero que este pan sirva para que te animes ha hacer pan de nuevo, no hay nada mas satisfactorio que comerte un pan que has hecho tu mismo y lo has visto crecer, es casi como magia! por muchos panes que haga aun sigo quedándome embobado delante del horno viendo como se hornea! Me encanta!

      Un abrazo y buen fin de semana para ti también!

      Eliminar
  3. Hola Carlos, me encantan los panes, pero nunca vi por tu parte publicada una receta de pan de molde, puede ser? Seguro que estaría muy bueno, pues tus manos así lo demuestran como todo lo que publicas. Muchas gracias por enseñarnos tanto y tan desinteresadamente, eres especial. Un abrazo desde Galicia. Mi email correo.teresafernandez@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Teresa, me alegro de que te gusten las recetas. Tengo tres recetas de pan de molde en el blog que te pueden interesar, te dejo los enlaces:

      http://disfrutandodelacomida.blogspot.com.es/2013/11/pan-de-molde-con-regaliz-y-pistachos.html

      http://disfrutandodelacomida.blogspot.com.es/2013/04/pan-de-molde-con-kumquats-nueces-y.html

      http://disfrutandodelacomida.blogspot.com.es/2013/02/pan-de-molde-con-datiles-y-bacon.html


      Por cierto no me llamo Carlos, si no Roberto jeje

      Un abrazo.

      Eliminar

Suscríbete al blog, introduce tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner