Bombones de Caipiriña

bombones


La inspiración y la creatividad es algo que puede surgir cuando menos te lo esperas, a veces te viene en la ducha, otras en la cama y en mi caso me viene muchas veces cuando estoy haciendo deporte, supongo que porque es un momento en el que desconecto de todo y no tengo la mente saturada con problemas y otras preocupaciones y eso me hace tenerla más abierta a nuevas ideas.

Estos bombones se me ocurrieron un día que salí a correr, estaba pensando en hacerle un postre a una amiga y recordé que ella había nacido en Brasil y de seguida me acorde de la caipiriña, la caipiriña es un cóctel brasileño que se elabora con cachaça, un aguardiente local que se hace con la caña de azúcar.


Pero como en ese momento estaba inspirado fui más allá y se me ocurrió que podía hacer los bombones con los colores de la bandera de brasil y aquí tenéis el resultado unos deliciosos bombones de caipiriña con los colores de la bandera.




bombones

bombones

bombones

Bombones de Caipiriña



Ingredientes (para 24 bombones)

Para la cobertura exterior

75 gr de manteca de cacao, 350 gr de chocolate blanco, colorante blanco, verde, azul y amarillo específicos para chocolate.


Para la ganache de caipiriña

40 gr de nata, 20 gr de lima, ralladura de 1 lima, 7 gr de azúcar invertido, 24 gr de mantequilla, 225 gr de chocolate blanco, 10 gr de cachaça.




Elaboración




Para la cobertura exterior


Empezaremos haciendo la capa amarilla, fundimos 50 gr de chocolate blanco junto con 25 gr de manteca de cacao en un bol, una vez fundido le añadimos el colorante amarillo y le pasamos el túrmix, a continuación nos ponemos un guante de latex y con el dedo índice vamos mojando en la mezcla amarilla y vamos haciendo una pasada en uno de los laterales de cada bombón, dejamos secar.

Ahora hacemos lo mismo pero esta vez con colorante verde y vamos haciendo pasadas en el otro lateral del bombón, dejamos secar.

Ahora vamos con los puntitos blancos, preparamos la mezcla la misma mezcla pero con colorante blanco, cogemos un cepillo de dientes lo mojamos con esta mezcla y le vamos raspando con el dedo a una cierta distancia del molde, de modo que se vayan esparciendo las gotitas por todo el molde (intentaremos no acercarnos demasiado al molde para que las gotitas sean pequeñas). A continuación pasamos una espátula para retirar las gotas que han quedado fuera de los agujeros y dejamos secar unos 20 min. en la nevera.

Ahora procederemos a realizar la capa de chocolate azul del exterior, para ello troceamos el resto de chocolate blanco, lo fundimos a 45ºC, después lo atemperamos, vertemos tres cuartas partes del total sobre un mármol hasta que alcance los 24ºC de temperatura, removiendo con la espátula para acelerar el proceso, después unimos con el resto del chocolate para que alcance los 28ºC de temperatura. Una vez atemperado vamos añadiendo colorante azul poco a poco hasta conseguir el azul deseado.

Ahora rellenamos el molde, de modo que quede todo bien cubierto, le damos la vuelta y le damos unos golpecitos con la espátula en un lateral del molde para retirar el exceso, limpiamos bien la superficie con la espátula y dejamos que cristalice el chocolate a temperatura ambiente, unos 20 minutos aproximadamente.




Para la ganache de caipiriña

Mientras elaboramos la ganache, calentamos la nata junto con el azúcar invertido, la lima y la ralladura de lima, hasta los 90ºC, retiramos del fuego, colamos y escaldamos sobre el chocolate blanco, removemos bien hasta obtener una crema homogénea y añadimos la mantequilla cortada en dados, seguimos removiendo hasta que la mantequilla se integre completamente y le pasamos el túrmix. Ahora añadimos la cachaça y volvemos a pasar el túrmix. Dejamos templar y la metemos en una manga.

Dejamos enfriar hasta los 27-28ºC antes de rellenar el molde.

Cuando este a unos 28ºC metemos la ganache en una manga y rellenamos el molde procurando dejar espacio para poder cerrar después con la cobertura exterior, dejamos reposar en la nevera un par de horas para que la ganache se endurezca.

Cuando se haya endurecido, atemperamos el resto de chocolate azul y vertemos encima, le pasamos la espátula para retirar el exceso y dejamos cristalizar 24 horas más. Desmoldamos.





Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Qué bonito y qué ricoss! tiene que dar pena comerlos.
    Besos
    M. Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias M. Ángeles!...si, a veces si que da pena comérselos, pero bueno es comida al fin y al cabo ese es su destino jejej

      Un abrazo.

      Eliminar