Pan de Molde con Dátiles y Bacon Crujiente | Postres con estilo



Inicio » , » Pan de Molde con Dátiles y Bacon Crujiente

Pan de Molde con Dátiles y Bacon Crujiente

Escrito por Roberto Fernandez el 14 de febrero de 2013 | 2/14/2013



El pan de molde se caracteriza por su corteza fina y su miga abundante de textura bastante prieta, eso nos da la ventaja de que se conserve varios días.

Comer pan de molde casero es mucho más saludable que cualquier pan de molde de los que solemos encontrar en los supermercados. Al pan de molde industrial le suelen añadir muchos conservantes para que se conserve tierno durante más tiempo.

Aunque yo también suelo comprar pan de molde, prefiero hacerlo en panaderías artesanas, ya que estos suelen contener menos conservantes y tienen mucho más sabor.

Pero cuando tengo tiempo me gusta hacer mi propio pan de molde y experimentar con diferentes ingredientes. En esta ocasión he utilizado dátiles y bacon que he horneado previamente para que quede crujiente y después lo he troceado. El resultado final de este pan me ha gustado mucho, los contrastes de dulce y salado quedan geniales.

Este pan de molde resulta ideal para acompañar cualquier tipo de queso.




Ingredientes

500 gr de harina, 8 gr de sal, 10 gr de azúcar, 20 gr de levadura fresca, 340 gr de leche, 50 gr de mantequilla a temperatura ambiente, 4 lonchas de bacon y 60 gr de dátiles.


Elaboración

Primero horneamos el bacon entre dos trozos de papel sulfurizado a 180ºC durante 15 minutos aproximadamente, colocamos algo de peso encima para evitar que se rice. Troceamos los dátiles y les retiramos el hueso.

Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal y el azúcar. Diluimos la levadura en un poco de leche tibia. Añadimos la mitad de la leche y empezamos a mezclar. Añadimos el bacon troceado, los dátiles y el resto de la leche.

Mezclamos hasta que obtengamos una masa de consistencia media. Añadimos la mantequilla cortada en dados y seguimos amasando.

Dejamos reposar 15 minutos, bien tapada y seguimos amasando.

Amasamos ligeramente en la mesa untada con un poco de aceite para que no se pegue, dejamos reposar otros 15 minutos y volvemos a amasar  ligeramente. Repetimos esta operación dos o tres veces, hasta conseguir una masa lisa y homogénea.

Lavamos y secamos el bol, lo untamos ligeramente con aceite, introducimos la masa y dejamos que fermente durante 1 hora y media aproximadamente, cubierta con un trapo húmedo.

Volcamos la masa sobre la mesa ligeramente enharinada y la damos forma de rodillo de la misma longitud que el molde.

Forramos el molde con papel sulfurizado, lo engrasamos y enharinamos. Introducimos la masa y presionamos ligeramente para que cubra todo el molde. Dejamos fermentar durante 1 hora y media aproximadamente, bien tapada.

Precalentamos el horno a 220ºC. Rociamos un poco de agua encima de la masa con un vaporizador y esparcimos unas cuantas semillas de amapola y algunas escamas de sal Maldon.

Horneamos a 210ºC durante 30 minutos aproximadamente, hasta que el pan alcance un bonito tono marrón y suene a hueco al golpearlo con los nudillos en la base.

Dejamos enfriar completamente sobre una rejilla para que circule bien el aire por debajo.





Acerca de Roberto Fernandez

Soy un chico con mucha energía y una mente bastante inquieta, me encanta aprender cosas nuevas! Cuando descubrí el mundo de la pastelería no tenia ni idea de como se hacia un bizcocho, ni mucho menos una tarta (de hecho mi primera tarta daba pena verla jeje), pero a base de mucho esfuerzo y ganas de aprender he conseguido crear mi propio estilo en el que se refleja la pasión que siento por el mundo de la pastelería y las ganas de seguir aprendiendo cada día!

2 comentarios :

  1. Qué pedazo de pan de has marcado artista!!! Yo pienso como tú, que el pan de molde cuanto más casero mejor. Además al pan industrial les da por meterle grasas hidrogenadas.....y un día de estos nos llevan a todos por delante.
    Pues de verdad que me ha gustado mucho, espero incluso hacerlo este fin de semana. Ya te contaré mis peripecias con el pan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Alejandro,

    Me alegra verte por aquí de nuevo, el pan industrial que venden en los supermercados lo odio! Un día me dio por mirar los ingredientes que llevaba y casi me da un infarto.

    A mi me encanta hacer pan y ese olorcito que desprende cuando esta recién hecho no tiene precio.

    Lo único malo de hacer pan en invierno es que tarda mucho en fermentar. Yo lo que hago para que fermente mas rápido es encender el horno a 50ºC durante 2 minutos, lo apago y meto un termómetro dentro y cuando esta entre 26 y 28ºC (la temperatura ideal para fermentar el pan) meto el bol con el pan cubierto con un trapo húmedo.

    Es eso o levantarte a las 6 de la mañana si quieres comer pan recién hecho al mediodía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Suscríbete al blog, introduce tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner